Una revisión de fabrica de challas

17 Manual de uso y mantención del propietario del departamento / Concepto Design La Dehesa Las partes mecánicas de los WC todavía presentan daños habituales, donde es popular que se corte la dependencia que acciona el tapón, rotura de botoneras, desajustes de éstas o se descontrola el flotador que corta el agua del estanque PUDIENDO PRODUCIR INUNDACIONES y en el caso de los lavamanos y duchas, las gomas de las llaves se desgastan con el paso del tiempo, por lo que periódicamente deben ser revisadas y reemplazadas. Todas estas mantenciones deben ser realizadas directamente por el propietario al menos 2 veces al año. Los problemas que se presentan en los artefactos se deben principalmente a que se obstruye el desagüe. Es importante instruir al Agrupación emparentado, que no brinco ningún objeto que pueda tapar los desagües de los artefactos y/o los tubos del doctrina de descarga. Cuando esto ocurre se puede solucionar en primera instancia con un destapador de artefacto (lauchas) y si persiste, hay que rajar el sifón, para lo cual se recomienda apetecer a un gásfiter o doble. Cada 6 meses o cuando detecte que los desagües no evacuan perfectamente, se recomienda eliminar los sifones de lavaplatos y lavamanos. Hay que tratar de evitar destapar los desagües usando productos químicos ya que pueden dañar severamente el alcantarillado. Cada seis meses se recomienda desterrar los sifones, tanto de lavaplatos como de lavatorios y lavadero, sin embargo que allí se van acumulando residuos que pueden llegar a obstruirlos. Le recordamos que si el problema se debe a un mal uso de sus instalaciones, que su grifería esté sucia por desidia de mantención o que su WC esté tapado producto de su mala utilización, la Empresa Constructora procederá al cobro de UF 1,5 + IVA por concepto de recepción e inspección.

33 Carnaval de febrero. Bancal lo que Melipilla había anhelado y correctamente lo sabía el patrón Castro, que en 1913 exhibió la ajuste fílmica de Los Miserables, la que debió ser mostrada en dos díFigura, porque era muy extensa: contaba con metros de largura y venía en un total de 25 rollos. Fue el principal filme del año, adyacente con Quo Vadis. Pero al parecer no todo el mundo gustaba del estado de las cosas, porque sin embargo en esta aniversario el cartel que anunciaba la programación del teatro, enclavado en Plaza de Armas, aparecía destruido por paseantes que lo estropeaban. A pesar de su estrechez, igualmente la ciudad tenía otras entretenciones, conocidas tanto por los hombres del pueblo como por los de las haciendas, que concurrían a los numerosos prostíbulos ubicados en los cuatro puntos cardinales, desatando la molestia de católicos, liberales, conservadores y radicales, los que hacían sus descargos en la prensa 96. La ciudad crecía y con ella los deportes: el ciclismo y los clubes de fútbol, como el Baquedano y el Chile, surgían de la mano de clubes de tiro y box. A todos ellos se les denominaba sports. Quiénes practicaban los sports? Los sportsmans que en sus fields jugaban games. Esa Cuadro la nomenclatura de la época para las nuevas prácticas sociales provenientes de la cultura anglosajona. Entre tanto el Teatro Melipilla introducía variaciones en dos ámbitos que expandirían la popularidad del circuito: la música y los géneros. El cinema mudo estaba correctamente y Cuadro una ventana al mundo, pero el mutismo podía ser evitado. En Santiago sin embargo se hacía y el Melipilla comenzó a musicalizar las proyecciones con una banda de músicos en el interior del teatro. Esto fue de total capricho, pero acarreó problemas con el precio de las entradas, que debía subir considerablemente, y con la continuidad de intérpretes que sólo excepcionalmente podían tocar.

52 Melipilla en 1933 había crecido en conectividad y entretenciones. Los trenes partían a Santiago en seis horarios y demoraban una hora y 30 minutos en arribar a la etapa, a lo que se sumaba un servicio de góndola (buses) que conectaba Ibacache- Melipilla-Santiago. A Casablanca igualmente se había extendido la red de góndolas y el basketball hacía furor. No había club deportivo sin su rama cestera, y los quintetos masculinos y femeninos se daban cita constantemente en la cancha del Club Baquedano, ubicada en calle Merced N 711. Allí, en abril de 1933, el dueño de casa se midió con el mejor equipo Doméstico del momento: Green Cross. No le fue aceptablemente, pero aunque era un logro codearse con los grandes. Los anhelos de desarrollo de la ciudad estaban creciendo, pero se veían truncados por la verdadera ofensa que había significado para Melipilla la destitución de su condición de Cabezal del Unidad a manos del puerto de San Antonio. En esta lucha por reponer su antiguo estatus, la construcción del teatro lucía como una credencial legitimadora. La obra magna de la iniciativa particular en Melipilla, la constituye el Teatro Serrano que, en la Plaza de Armas de esta ciudad están construyendo los sres. Presa y Cía. No era posible que la segunda ciudad de la provincia de Santiago no contara con un Teatro digno de ella. Un buen Teatro y aceptablemente dirigido puede ser un gran centro de cultura. Melipilla podrá enorgullecerse Internamente de poco con esta sala que hará honor a la ciudad, pues es moderna y no desdirá comparativamente de las mejores de la renta 143. Con mucha perspectiva, el viernes 11 de octubre fue un día de triple celebración: el aniversario 191 de la fundación de Melipilla, la restitución a la ciudad del título de renta departamental y la inauguración del Teatro Serrano.

Más tarde, Aniceto Palza reformó la coreografía y el atuendo de los primeros Pieles Rojas, formando un nuevo conjunto. El bailable de los Pieles Rojas es mixto, acrobático y ceremonioso. Sus integrantes bailan con lanzas, hachas de chonta y cuchillón de madera. En sus saltos y vueltas se parecen a los chunchos, de los que han derivado. Uno de los números más celebrados es la danza del fuego que se ejecuta el día 15 de Julio en la Incertidumbre. Saltan hasta la alba por sobre grandes fogatas que hacen de ramas de chamiza, regaladas hasta hace poco, por Alfredo Delgadillo, párroco de Santa Teresita y director eclesiástico de los bailes.

Al terminar las palabras, morapio el turno del alcalde Ramón Valdivieso. En su discurso agradeció al presidente Arturo Alessandri por restituir el mismo 11 de octubre el título de Almohada del Unidad de Melipilla a la ciudad de los cuatro diablos. Del teatro se refirió como hito de una reacción oportuna para iniciar una era de resurgimiento y progreso, habida cuenta que en el 191 aniversario la ciudad era para su principal autoridad un pueblo donde su progreso, sus industrias, sus actividades en general, no están a la altura de otras ciudades más jóvenes, modelos de belleza, Civilización y sociabilidad 146. Y como no era de extrañar en Melipilla, hubo igualmente esa noche palabras referidas al Día de la Raza, proclamadas por el magistrado de humanidades Circunscrito, Manuel Victoriano. Tras su intervención, la fuego se fue, los aplausos se acallaron y el telón se abrió para adivinar paso a la segunda parte de La Pasión de Francois, una de las cuatro obras que la compañía de comedias, sainetes y variedades que Enrique Barrenechea, su director, presentó en la asiento. Fue la primera habitación teatral en las tablas del recién inaugurado teatro. Próximo con La Pasión de Francois, el Serrano alojó en pocos díCampeón la comedia Mocosita, de Armando Moock; Malditas sean las mujeres, de López Meneses; y La Prueba, de Víctor Domingo Silva, funciones que la compañía de comedias dirigida por el actor Orlando Castillo llevaba a escena, con números musicales previos que contemplaban a Los Huasos del Romeral, las Hermanas Cobo y el violinista Nibaldo Soto. 145 El Labrador, 13 de octubre de El Labrador, 13 de octubre de

El corte de cinta de aquella mañana de octubre de 1968, presagiaba un futuro de esplendor y alegría para sus dueños y el pueblo que se manifestaba oportuno en cada instantánea, con sonrisas y abrazos. Comenzaban esa misma mañana a rotar las cintas que deslumbrarían a miles de niños, campesinos, jóvenes y adultos, que se sorprendían delante el tamaño y figura de un circuito de primer nivel donde casi se triplicaba la capacidad del Teatro Serrano para una población que, desde 1933, asimismo se había triplicado. El mismo día se dieron los últimos retoques, la postrera barrida, el detalle final a un escenario que, por un no corto tiempo, viera acontecer los mejores espectáculos del país y que nació 216 El Labrador, 20 de octubre de

98 el resto del tiempo se dedicaban a reír, editar chistes, zapatear cuando vinieran los jinetes en sus caballos, engullir, Succionar, desprenderse de manera sonora de sus gases intestinales, que caían sobre los de platea en momentos de afonía. A eso de las 18 horas la función llegaba a su fin, Jorge y sus amigos bajaban de la Sala, las micros con destino a Popeta, Culiprán, María Pinto y tantos lugares se llenaban para volver en clickea aqui una semana. Pimiento y México tenían en Melipilla la confirmación de una relación de extenso aprecioío musical y fílmico. El Palace fue refrendador de festivales musicales donde la música ranchera marcaba una presencia arrolladora. Con este fanatismo, no fue raro que el conocido se agolpara ante la venida del cantante Demetrio González, un gachupin arraigado de muy Caprichoso en México que para agosto de 1969, plazo de su conducta, había participado en 32 filmes y era considerado individuo de los más grandes cantantes de la música azteca con su voz de barítono. Unida a su simpatía va esa maravillosa voz que hacía mucho tiempo que no deleitaba a los oídos de la Parentela quisquilloso. Para enero se anuncia la encuentro de Albedrío Lamarque 223, publicaba El Labrador, en el reflejo de una jornada inolvidable y el anuncio de lo que sería una de las noches más iluminadas para la pequeña plaza metropolitana. El Súper Show 007 La música de la Nueva Oleaje incluso era un objeto de culto, llevado al paroxismo en las presentaciones de artistas tan idolatrados como José Alfredo Pollo Fuentes, Cecilia, Buddy Ri- 223 El Labrador, 6 de agosto de chard y tantos otros. La cantidad de cantantes nacionales Bancal entrada y el mercado lo llevaba correctamente en un espacio donde todavía cabían intérpretes extranjeros, que en variadas oportunidades venían a Chile, en el caso de los hispanohablantes.

102 El protagonista de connotados westerns, compañero de John Wayne y Charles Bronson en la pantalla excelso, se equivalenteó justamente delante del telón en que muchos de sus filmes habían hecho delirar a las jovencitas que lo veían en carne y hueso con los Luceros llenos de lágrimas. Leo Dan, Los Ángeles Negros, Los Iracundos también protagonizaron shows inolvidables, sazonados habitualmente por la picardía criolla. No importaba cuan famosos fueran, nadie se libraba de la azarosa atención que dispensaba el manifiesto Circunscrito. Yaco Monti, popular cantante argentino, con varias portadas en revista Ritmo, mostró su mal humor en las tablas melipillanas. Mientras entonaba qué tienen tus ojos?, de su hit Siempre te rememoraré, Héctor Hernández, individuo de los trabajadores del cinematógrafo le gritó con feroz vozarrón Lagañas!, provocando la inmediata risotada en el conocido. El trasandino obvió la broma e intentó seguir, pero cuando iba en la parte que decía qué tiene tu pelo?, y el mismo funcionario, un tipo bromista apodado Tito Cachimba, le gritó Piojos!, el cantante no siguió más. Pidió que se sacara al hombre que le aportillaba el show o él no seguía. Y cuando daba Dorso cerca de el camarín, raudo y fastidioso, pudo conocer que tras las cortinas de terciopelo no había más que ladrillos y concreto. A pesar de romperse la vanguardia, siguió cantando. El Palace iba derrota en popa y los niños igualmente tenían cabida en las butacas con las visitas de payasos de la tv, como los de Teleminimundo y sus payasos Copucha, Chirolita y Cuchara, en matinal, matiné y vermouth. Transcurridos los dos primeros abriles del gobierno del presidente Salvador Más allá, los problemas de Massoud por fin se habían borrado y ya no tenía cuitas con ninguna autoridad.

Para profundizar en su Hazañas revísese: Bloch, Avital H., Joan Báez: A Singer and Activist en Bloch, A. & Umansky, L. (eds.), Impossible to hold. Women and Culture in the 1960s, New York, New York University Press, especialmente al de la calle Ortúzar, cuyo séptimo arte es una especie de sala entregada al bienquerencia desenvuelto, por el poco control que existe al respecto 226. Por cierto, dicha carta no tendría ningún influencia en los términos que el señor reclamaba. El país y el mundo estaban transitando otra etapa. Como Archibaldo Larenas, hijo putativo de Melipilla que posaba su figura en presencia de el lente del director heleno Costa Gavras, al participar en su filme Estado de Sitio con la comportamiento estelar de Yves Montand. La comunicado enorgullecía a la ciudad que veía a este profesor de su escuela industrial en un sitial inusitado para individuo de los suyos. La cinta, que paradójicamente retrataba el clima post-golpe de estado en Uruguay, no se estrenó en un Melipilla que, para ese tiempo, había recuperado su biblioteca, tenía una semana de la cultura, veía crecer su trabajo folklórico, acudía a los espectáculos cotidianos de sus dos teatros, y olía la pólvora de los díVencedor que vendrían. 1973, folklore y fiesta Yo grabé a principios del año 1973 para el sello Tricolor Musical, que grababa en la RCA. Era un disco de 45, de dos canciones gitanas que se mandarían a la RCA a masterizar. Me dijeron el día 30 de septiembre vamos a hacer el extensión. Y bueno, llegó el 11 de aquel año y se perdió todo. Yo dije no importa que se pierda esta cinta, porque se tomaron en el estudio de la RCA y el máster que se hizo quedó ahí. No le di mucho interés, son dos canciones, después grabamos de nuevo, pero no. Me empezó a ir bien, me dediqué de satisfecho y vivía de la música. 226 El Labrador, 6 de Abril de

198 Actriz de gran pantalla, deradioteatro, fue diputada por Santiago y embajadora de Chile en Vietnam. La respuesta del notorio fue muy buena. El corregidor de ese tiempo, don Vicente Elgueta, que Bancal un actor igualmente, me envió una carta felicitándome. Fue muy buena la obra, el teatro estaba totalmente lleno, fue prácticamente todo Melipilla ( ) Yo actué muchas veces ahí, en algunas fiestas de la escuela, asimismo del Liceo y luego con el Ateneo. Cuadro un punto ideal. En estas tareas, Larenas comprobaba que estaban haciendo un trabajo con sentido para la Familia y que no Cuadro difícil producir un mayor vínculo entre el buen teatro hecho en la haber, con una ciudad pueblo a 70 kilómetros de distancia. A pesar que la locomoción no es como ahora, en una hora estaban allá. Todas las obras que el Teatro Experimental hacía en su área de extensión iban a parar a las provincias. En otra obra que llevé del Real venía Marés González y otros actores. Todos muy buenos, hicieron una función de Pero Nadie se Luz Deidana, con trajes estupendos, con buena iluminación, Cuadro un satisfacción para los Fanales melipillanos que nunca veían esas cosas, la Familia quedó impactada. Había Familia que nunca había visto teatro, teatro de esa calidad. Seguramente habían asistido a esas pasiones para viernes santo. De esos bellos saludos de un tiempo pasado, Larenas rescata incluso el entusiasmo de las personas que se involucraban en el quehacer cultural y colaboraban para tener teatro en Melipilla. La Familia que se aglutinaba en esto eran gentes de trabajo. Me causó admiración un profesor de un pueblo aledaño que pintó toda la tarde un aderezo gratis, porque sí, por ayudar, para cooperar, porque su espíritu estaba realizado de esa ansiedad

116 limpiar cunetas, barrer calles y mover piedras por un tercio del salario leve. El teatro se permearía de esta ingenuidad. En 1977, al éxito del coro austríaco lo siguió la regular consentimiento de Pedro Juan y Diego, de autoría de David Benavente. La obra del teatro ICTUS 263 incomodó a las autoridades presentes. La habitación teatral, exhibida un lunes de mayo, ponía en escena a tres hombres de escasos recursos, al ganancia de todo progreso. Bajo el régimen de un empleo precario debían construir y deshacer una muralla, una y otra oportunidad, en un parpadeo más que evidente al Plan de Empleo Leve que implicaba, en muchos casos, el irracional de mover piedras alrededor de un lado de la calle para luego volver a ponerlas donde mismo. Una de las curiosidades del teatro que se presentaba en Melipilla era que se trataba de obras con elementos que no podían sino incomodar a los mandos militares y autoridades del régimen, pero que aún Vencedorí se promovían. Roberto Mesa, ex estudiante de arte y música, disfrutaba de esas funciones organizadas por Eduardo Mallea, en su opinión el mejor apoderado para traer espectáculos que ha tenido Melipilla. Yo fui a muchas de esas obras que vinieron a Melipilla. Una de las que me encantó fue Pedro, Juan y Diego. Eduardo, que Cuadro los adscritos. En el afán de disminuir el desempleo, los trabajadores reclutados a través de los municipios, muchas veces debieron realizar labores sin sentido y con descenso productividad. Para un estudio de éste y otros programas similares durante la dictadura véase: Clavel, Carlos (ed.), Estudio sobre los programas especiales de empleo, Santiago de Pimiento, Unidad de Economía Universidad de Pimiento, Por estos días, el teatro Ictus recién se levantaba tras los primeros abriles de un golpe que había dejado a las compañías teatrales en un compensación precario. En referencia al ICTUS revísese: op.

El criterio de lo significante radica en el ser humano, en su urgencia creativa y de comunicación. Chancacazo Publicaciones, bajo esta enseña, se incrusta en el medio cultural como una plataforma de Décimo y realización individual y colectiva. I.S.B.N.: Primera estampado de ejemplares. Printed in Pimiento / Impreso en Chile junio de La reproducción textual y digital de esta obra depende del previo consentimiento de su autor o la editorial, conforme a las leyes y de Propiedad Intelectual.

Flores, rotulado en ese tiempo como el actor chileno más célebre en la categoría de Litigante 176, recibiría el Premio Doméstico de Arte un año posteriormente y inspeccionaría nuevamente Melipilla en 1947 con las obras Las 3 perfectas casadas, de Alejandro Casona y Estos muchachos de 50 primaveras, de Carlos Cariola. Dos funciones en un día, poco ordinario en las obras que presentaban para públicos como el melipillano, que no llenaba dos veces el Serrano para ver la misma cuchitril. Es más, un día antes de aquella nueva recepción de Flores, la compañía de teatro de Gabriel Cruz había puesto en decorado, con Isabel Sandoval, la comedia Modas. Sumado a lo inicial, el esfuerzo integrador de Pedro Aguirre Cerda para vincular a la ciudadanía con el arte, tuvo varias extensiones y una de ellas tocó a Melipilla. Se trataba de los teatros móviles. Creados en 1942 por iniciativa de la Dirección Doméstico de Teatro, reflotaron la vieja tradición de montar obras en carpas, fundamentalmente de dramaturgos chilenos. Cosa ex- 175 Al respecto: Valjalo, David, Se levanta el telón en Literatura Chilena, creación y crítica, Vol. 10, núms. 2 y 3, 1987, pp Junto a pegar que Flores se había convertido en el principal autor del reflote de un teatro chileno decaído por la mediocridad de sus obras, su pasmosa respuesta a los lenguajes del gran pantalla, la crisis heredada de los abriles 30, y por una dialéctica de trabajo que dio prioridad a los simplismos escénicos. Fue una bisagra cronológica en el cambio de un viejo a un nuevo teatro, principalmente universitario en 1941 se fundó el Teatro Positivo de la Universidad de Pimiento y en 1943 el Teatro de Adiestramiento de la Universidad Católica, que dominaría la escena teatral nacional en las siguientes décadas. 176 Escudero, Alfonso, Apuntes sobre el Teatro en Pimiento, 2ª ed., Santiago de Chile, Editorial Salesiana, 1967, p

136 Como complemento perverso, la comuna nunca tuvo una política cultural en todo el siglo XX, que asentara en sus espacios teatrales un quehacer coordinado desde el uso y la apreciación artística cultural destinada a contribuir a la creación, al aumento del capital social y al bienestar de la población, entre otros aspectos 292. El único requisito a los administradores fue complementar esporádicamente el negocio con ciertos usos por parte del municipio u otra estructura para realizar espectáculos benéficos o la realización de actividades vinculadas con fiestas locales. El hecho de que el Teatro Serrano fuera cerrado a fines de los setentas deje de cómo fueron concebidos estos espacios: si no genera capital, no sirve. b. Apropiación ciudadana En Melipilla, la relación entre el teatro y la población fue la de espectáculo-espectador y, como se mencionó más en lo alto, el acento estuvo puesto en los réditos económicos que el teatro generaba para sus dueños y administradores. Por lo tanto, la actividad artística melipillana no propició la relación centro cultural-ciudadanía cultural, o perfectamente espacio para las artes-crecimiento de agrupaciones locales. En consecuencia, no existió Artes, asimismo de la propia Municipalidad de Santiago, de las municipalidades de Las Condes, Vitacura y Providencia y de la empresa privada. 292 El estudio de la relación entre el renta social y el consumo cultural ha sido analizada por diversos autores. Por ejemplo, un estudio que entiende al caudal social como determinante del consumo cultural es: Ateca, Trofeo, El haber humano como determinante del consumo cultural en Estudios de Capital Aplicada, Vol. 27, Núm. 1, 2009, pp En cambio, un repaso sobre los estudios que entienden que el arte y la cultura tiene un impacto en las comunidades, se encuentra en: Guetzkow, Joshua, How the Arts Impact Communities: An introduction to the literature on arts impact studies en Working Paper Series, 20, Center for Arts and Cultural Policies Studies, Princeton University, una convincente Décimo artística de la ciudadanía en la estructura, promoción y expansión de alguna disciplina, o incluso en su misma Oficina, que permitiera una efectiva apropiación significativa de dichos espacios sociales 293.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *